píxel · arte y cultura

IMG_2075_

La Noche Blanca 2013 de Burgos: la más fría en todos los sentidos

1

por — 27/05/2013 — arte y cultura

Un año más, y ya es la 5ª edición, la noche burgalesa se volvió a llenar de actos culturales por doquier, música, espectáculos de luz y sonido, y con la clásica apertura de todo centro cultural hasta la madrugada. Es la llamada La Noche Blanca.

Este año se partía con un presupuesto bastante reducido, cosa que al margen de conocer las cifras se comprobaba al primer vistazo del programa de eventos. Es lógico pensar que la crisis y los recortes han hecho mella en este evento, pero si lo comparamos con el presupuesto con el que se contó en 2011, que era más del doble, parece una diferencia demasiado abultada. IMG_2018_Sin embargo, hay que tener en cuenta que esa edición de hace dos años había que gastar todos los cartuchos posibles para que la Capitalidad Cultural Europea de 2016 tuviera más opciones.

Si dejamos a un lado las visitas a museos, exposiciones, y edificios emblemáticos (que ciertamente resulta curioso comprobar la elevada demanda y las largas colas para visitar aquellos lugares que abren a diario…), y nos atenemos a actuaciones propias para la noche, no había tanto donde rascar como otro años.

Actuaciones de danza (salsa, tangos, o hasta india) o musicales que contaron con artistas de la tierra: desde corales, tunas, o artistas como Tuco, Atypical duo, Diego Galaz o Pure Hemp. A destacar la novedad de una feria de flores en la plaza de la Flora, y la “noche negra” ideada para pasar un rato terrorífico en el antiguo pueblo de Gamonal.

Sin embargo, son los espectáculos de gran formato (lo que sería el prime-time de la Noche Blanca), los que más contribuyen al sabor de boca final. Y el plato fuerte esta edición era la actuación de los belgas Theater Tol y su “Corazón de tarta”, que si bien presentaron un show aéreo que no suponía una gran novedad con respecto otras apuestas, la combinación musical, vocal, y de coreografía resultaron ser una experiencia estimulante.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dentro de este gran formato, hay que destacar uno de los clásicos de la Noche Blanca que es sin duda el espectáculo de proyecciones de la factoría francesa Ad Lib Creátions.

Así como el año pasado recordaron las “Leyes de Burgos” sobre la fachada de la Catedral, en esta ocasión la temática giraba en torno a la influencia francesa en Burgos: desde el Camino de Santiago, San Lesmes, el gótico que nos vino del norte en la construcción del propio templo, o la invasión napoleónica que en Burgos tuvo capítulos determinantes y de consecuencias para la ciudad (Batalla de Gamonal, voladura del Castillo…).

Y volvieron a estar a la altura, ya que su apuesta de trasladar un imaginario, o un repaso sobre nuestra historia, sobre un edificio histórico de tal envergadura (Patrimonio de la Humanidad) es algo cuyo efecto es realmente asombroso para el público.

Si la fachada de Santa María de la Catedral tenía este marcado corte histórico y más serio; por otro lado, la performance que idearon para lucir sobre Arco de Santa María era mucho más atrevida, rompedora y gamberra. Consiguieron que los ilustres personajes de la historia de Burgos del pórtico renacieran de su pétreo estado para saludarse a ritmo de música techno (muy al estilo de Pure Hemp, otro protagonista de la noche), verse sepultados por el mismísimo río Arlanzón, o jugar con referencias a nuestra gastronomía, en homenaje a la actual capitalidad gastronómica que se ostenta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como balance, la respuesta de los burgaleses (y de algún foráneo, supongo, tras la alta inversión en publicidad en el exterior) se mantiene muy elevada al margen de presupuestos,y sobre todo del frío invernal que se vivió la noche del sábado.

(Todas las fotografías, por pd)

  • Cris

    ¡Preciosas fotografías!